“Soy reggae, tikinxic y coco, nosotros somos de esa historia”: Jorge Aguilar Osorio

1011 0

 

  • El presidente estatal del PRD pertenece a la generación de los nacidos en Cancún que empiezan a gobernar

 Francisco Verdayes Ortiz

Llegará el tiempo en el que los nacidos en Cancún puedan perfectamente gobernar” estas habrían sido las palabras de un pitonizo setentero cuando en febrero de 2011 se anunció que varios de los integrantes del gabinete municipal (encabezados por Julián Ricalde Magaña) serían personas originarias de esta tierra.

Entre los aludidos estaba Jorge Carlos Aguilar Osorio, entonces nombrado director general de Servicios Públicos, y más adelante habría de ser diputado local. Y sí, efectivamente, Aguilar Osorio nació en esta ciudad de Cancún el 22 de diciembre de 1976.

¿Jorge, eres casi un regalo de Navidad? – le preguntamos.

“Me tocó mala fecha porque siempre me juntaban los regalos (risas)”.

¿Tu árbol genealógico es netamente local?

“Mi mamá, Beatriz Osorio Rodríguez, trabajó para la JAPAY (Junta del Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán) la mandaron a trabajar al hotel Plaza Caribe, y mi papá, David Aguilar Córdova, llegó para trabajar en el hotel Hyatt Cancún Caribe. Mi abuelo, Eustaquio Aguilar, nació en Cozumel y se fueron a radicar a Chetumal. Tengo una tía política, María Cristina Sangri Aguilar.

“Mi familia materna, que ya llevan 43 años viviendo aquí en Cancún, ellos son oriundos de Mérida, Yucatán. Nosotros hemos estado aquí de toda la vida, toda la escuela la hicimos aquí, soy abogado, tengo negocios y estamos trabajando en la vida pública”.

¿En qué escuelas estudiaste?

“Estudié la primaria y la Secundaria en el Colegio Británico y la Preparatoria la cursé en una escuela que se llama Kukulcán; éramos algo ´inquietos´ como mucha gente (risas), y de ahí hicimos el esfuerzo por entrar a la Universidad Autónoma de Yucatán, pero fue complicado y teníamos pocos recursos para pagar una escuela particular en Mérida, entonces aquí la Universidad La Salle nos abrió las puertas con una colegiatura que en ese entonces era accesible y ahí estudiamos la carrera de Derecho de 1995 al 2000”.

 ¿Qué te viene a la mente de ese Cancún antiguo?             

“Viví en la Supermanzana 26 y recuerdo que todo lo que era la avenida Cobá, era una avenida de dos sentidos, toda la parte que ahora vemos: la Chevrolet, Plaza las avenidas, Plaza Hollywood  era selva. En la liga Guillermo Cañedo en ese entonces participé en el futbol… Recuerdo la reunión Norte-Sur (octubre de 1981), porque mis papás, me llevaron a ver los helicópteros cuando sobrevolaban en el Sheraton. La glorieta que estaba hecha de estructuras metálicas y que tenía banderitas (Monumento Norte-Sur).

“Mis tíos tenían una fábrica en donde hoy se encuentra las bodegas de la Corona, que antes era la salida a Mérida. Enfrente tenían una bloquera y recuerdo que para llegar ahí teníamos que salir a la selva. Hoy prácticamente está dentro de la ciudad

“Tuvimos un terreno en Petempich que disfrutamos muchísimo, cerca de Puerto Morelos, disfrutamos mucho Isla Mujeres, las vacaciones era algo que hacíamos recurrentemente. Hemos vivido muy felices en Cancún. Nos ha dado todo,  la manera de vivir muchas cosas, de una manera  aceptable, un nivel de vida bueno, aunque soy procedente de una familia de clase media al cien por ciento.

“Esta ciudad nos ha dado la oportunidad de vivir muchas cosas, estar en un lugar privilegiado en donde mucha gente tiene que venir y pagar por estar aquí y sentir estas playas. El mar ha sido parte de nuestra historia, de siempre hemos sido pescadores al cien por ciento. Tengo muchos primos que han nacido aquí; de hecho el que me sigue Luis Alberto nació ocho meses después que yo y también es cancunense, somos una gran familia de pioneros”.

¿Con quiénes de los actualmente famosos cancunenses estudiaste?

“Con Rafael del Pozo Dergal, hoy es el titular de la Secretaría de la Gestión Pública del Gobierno del Estado. Otro contemporáneo mío es Gerardo Mora (actual director general de CAPA, Comisión de Agua Potable y Alcantarillado) que también es pionero de Cancún, convivimos mucho porque vivíamos en la 26.

“Estudié con los hijos de don Benjamín de la Peña hace mucho tiempo, hoy son abogados, Pepe de la Peña. Estudié con Alexandra Bittorf que es hija de Rudolf Bittorf (cónsul de Alemania), con Joel Calderón (de la Papelería Cancún), Lupita Alcocer ella estudió dos años después que yo, todos ellos del Británico. Tengo dos hermanos: David  que es el de en medio, y mi hermana María del Mar, que es la menor”.

 ¿Tuviste una infancia y una adolescencia de mucho contacto con la naturaleza?

“Sí porque convivíamos con gente que le gustaba ir a Xcacel y a Tulum. Nosotros tuvimos un terreno en Punta Petempich que hasta la fecha no tiene luz, tuvimos unas cabañitas que desaparecieron con el huracán Gilberto y nos íbamos a Isla Mujeres a una casa que estaba  aún lado de don Ramón Bravo (QEPD). Nos íbamos de excursiones cada fin de semana. Tres meses seguidos nos fuimos a Xpuhá por el tema de la protección de la tortuga. Tuvimos la oportunidad de tener ese contacto y hoy cuando pasamos por el arco vial nos damos cuenta que hay una ciudad muy distinta y desconocida.

“Tengo un alto compromiso con esta tierra que me ha dado mucho. Me ha dado una niñez, una juventud sana, llena de diversión, llena de contacto, disfruté del mar y me siento caribeño. Sí me identifico con el mariachi pero el mariachi está bien en Guadalajara, Jalisco, pero aquí soy reggae, salsa, tikinxic, coco, árbol de plátano, nosotros somos de esa historia.

NO HABÍAN  “HIJOS DE PAPI”

“Mis padres lo único que nos dejaron fue eso, la educación, no hay ninguna herencia, no hay ningún terreno, ninguna casa, se esforzaron mucho y te hablo con toda sinceridad: estudié en el Colegio Británico y no me arrepiento, me siento muy orgulloso, éramos 80 alumnos en la escuela, pero a mí no me hubiera costado ningún trabajo haber estudiado en la Federal No 6. Crecí en el Infonavit en la supermanzana 26, empecé a trabajar a los 13 años, barriendo en las tiendas de materiales de mis tíos.

“No he parado de trabajar, después estuve poniendo el drenaje en las regiones 90’s, luego ingresé a la universidad, trabajé como cajero en un bar en la plaza de toros de noche a la vez que trabajaba en un despacho jurídico para poder costear mis estudios. En mi salón, cuando estudié la universidad, no habían ´hijos de papi´, todos trabajamos para pagarnos las colegiaturas”.

Hoy eres un empresario exitoso…

“Hoy soy empresario, tengo empleados y jamás he tenido una demanda laboral porque somos gente que entiende las necesidades y somos justos con la gente. Tengo una empresa de restaurantes en la zona hotelera que se llama el Fish Fritanga y el Qué Fish y tengo esta empresa que es un despacho legal y contable que formamos desde el 2005. El restaurante maneja un tipo de comida fusión con ingredientes de la región.

La gente ya no cree en los políticos, te pregunto ¿Se puede hacer las cosas bien…

“¡Claro!, yo voy a seguir viviendo en Cancún, tengo dos hijos cancunenses y voy a quedarme aquí y no quiero que la gente se dirija a nosotros como el que se robó o como el que se agandalló. No me interesa ese mal papel. Mucha gente nos conoce y tenemos un compromiso con nuestra ciudad. Cancún ha sido utilizado por muchos, prostituido por muchos, lo han secuestrado y a mí como cancunense me llena de rabia que no le metamos ganas”, así finaliza la charla con Jorge Carlos Aguilar Osorio, pionero de Cancún.

Más historias

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *